01 junio, 2010

CRÓNICA BELOKI-HEREDIA 2010

Un año más estamos en Salvatierra para participar en la III Marcha Beloki-Heredia. La climatología vuelve a sonreirnos por segundo año consecutivo. El día anterior, en la recogida de dorsales, habíamos estado charlando con Joseba y las expectativas se cumplieron con creces, unos 500 participantes inscritos más los "piratas" típicos, al final, llegaríamos a los 700 cicloturistas, más o menos.
Este año partimos en una posición adelantada, el objetivo es mejorar el tiempo del año pasado pero no a cualquier precio. Después del típico protocolo y homenaje de turno, esta vez a los ex-pro Horrillo y Astarloa, se da la salida cantada por Juan Mari, el speaker de moda. La marcha discurre neutralizada hasta el comienzo de Vitoria y esta treintena de kilómetros iniciales son los más peligrosos con diferencia, los tirones y parones se suceden continuamente, pelotón nervioso, mala señal, al final se producen varias caídas y nosotros libramos, por suerte.
Comienza el Puerto Vitoria, el pelotón se estira, hemos perdido muchas posiciones tras la tensa salida así que toca recuperar el terreno perdido. Entre el desconcierto pierdo a mi compañero M.A., subida a bloque adelantando grupetas hasta que un compañero, Emilio ponía en su dorsal, me releva, seguir su rueda y enganchar con la cola del primer grupo ayudado en última instancia por mi amigo Kantxe que llega en el momento justo para engancharme a su ritmo. Coronar y para abajo, aquí nos cortamos, este es el instante clave de la marcha, el resto de la mañana toca ir perseguiendo. Lo peor es que una vez en el llano me pego un calentón y no consigo enlazar con los de delante, nos dejamos coger mi nuevo compañero del día, Mikel y yo por el segundo grupo con la idea de que pudiésemos conectar pero a pesar de los relevos de cuatro integrantes, entre ellos Nevado, no lo conseguimos. Mirar para atrás y desesperación, llevamos tirando un buen rato en el terreno más pestoso para una cincuentena de integrantes, me encanta la colaboración que impera últimamente en las marchas... Bueno, dejaremos de hacer el primo y nos dejaremos caer a la oficina. Así hasta llegar el Alto de Bernedo dónde se rompe el grupo y consigo ir con los primeros, pasar el avituallamiento de Lagrán de largo y afrontar el repechón de la salida del pueblo, saludar al amigo Patxi que andaba haciendo fotos por allí y bajar un poco el ritmo para aprovechar a comer. Aquí paso unos minutillos de crisis maldiciendo mi suerte por no haber conseguido colaboración para pillar al grupo principal. Gracias al Vecino que en esta parte me hace un trabajo extraordinario de gregario y me devuelve a la grupeta perseguidora, gracias Ramón. Cambio el chip y me vuelvo a poner el mono de trabajo, me despido de mi ángel del día y a por el repecho de Bernedo, aquí hacemos una grupeta maja con algunos compañeros que se han dejado caer del grupo de los primeros. La gente perfecta para ir en carretera, la suerte me vuelve a sonreir. Así que con la compañía de Cosletti, Ribe y AmbotoGyn, entre otros, afrontamos la subida al Alto de la Población. Los primeros kilómetros en cabeza y luego siguiendo el ritmo impuesto por Ribe y Cosletti. Menos mal que el vizcaíno venía de estar pachucho hace unos días, vaya forma de subir!! Coronar el puerto y dejarnos caer hasta Campezo. Aquí enganchamos con un grupo que nos precedía y, gracias al enorme trabajo una vez más de Cosletti y Ribe, llegamos al inicio de la subida hasta San Vicente, regulando esos sí, para afrontar el "coco" de la jornada, Sta. Teodosia. Este terreno por suerte lo conozco y dosifico al principio para rematar la faena al final, la subida se me pasa en un volao y disfruto, además con los ánimos de mi familia la cosa se hace más llevadera. Coronar, saludar a los míos, trago de agua y para abajo con cuidado que por esta parte todavía está sin arreglar el asfalto. Sube y baja, coronar Iturrieta, coronar Opacua y bajar con mucha precaución para en el terreno llano volar hasta meta con sprint incluido ya que llegábamos tres y no había peligro ninguno. Pasar por meta y disfrutar del ágape allí organizado. Se acabó por hoy, qué corto se me ha hecho, prueba superada, hemos hecho menos tiempo que el año pasado y sobre todo hemos llegado sanos y salvos. No puedo decir lo mismo de mi compañero Luis que tuvo un percance pero que, según me comenta, no le apartará mucho tiempo de la carretera, no obstante, desde aquí todo nuestro ánimo.
Macarrones, heladito, esperar al resto de compañeros, comentar la jugada y para casa con la sensación de haber podido hacer más, con buenas sensaciones en las piernas y con ganas de mejorar en las bajadas, mi punto débil. Cómo dice mi amigo Kantxe el ciclismo no es sólo subir, también hay que llanear y bajar y es en esto dónde tengo que mejorar así que ya tengo excusa para salir el martes otra vez a entrenar jejeje...
P.D. En resúmen, me salieron 145 kms a 31,2 de media, llegando a una veintena de minutos del primero, el vitoriano Carlos Pacios, quedé en el puesto 137.

2 comentarios:

Jon Kaxka dijo...

Eres un crack Oscar..te saluda el 69 jajaja

DANDY dijo...

Vaya numerito que fuistes a pillar...jajaja, un abrazo Kantxe y otro para tu pupilo Mikel, apunta maneras el chaval.