21 junio, 2017

LA VITORIA 2017

El despertador suena a la misma hora de todos los días, 6.15 a.m. pero hoy es diferente, hoy es el día de La Prueba Vitoria. toca disfrutar del ciclismo. Desde bien temprano sale un día radiante, soleado a más no poder, de los que me gustan a mí, me va bien el calor, lo llevo en los genes. Me presento a primera en la línea de salida, esto ya no es como antaño, no son 250 kms, ni se sale por tandas, la marcha se ha adaptado a los nuevos tiempos, se mantiene la esencia con ligeros toques de modernidad. El gentío se arremolina al olor del café mañanero, voluntarios y motoristas ultimando detalles, aquí esta todo organizado al detalle. El parking atestado de portabicis y flacas, este año la participación llega al millar, se ha corrido la voz de aquí se hacen bien las cosas y puede uno sentir el cicloturismo en estado puro. Saludos a diestro y siniestro, nervios en la cara de algunos, otros galgos más tranquilos, aquellos ya tienen batallitas de las grandes etapas en sus piernas, Lejarreta, Beloki, Murga...
Pistoletazo de salida tras el homenaje de rigor anual, esta vez a Joseba, Beloki para el gran público. Ruta turística por los alrededores de la ciudad, motos y policía escoltan al gran grupo, hasta el primer puerto algún látigo y otros tantos sustos, en Urbasa ya cada uno a su ritmo, esto es largo, 200 km. y 3.000 mts. de desnivel acumulado, así que hay que ir reservando, subida a ritmo, se incrementa en el cresteo hasta llegar al primer avituallamiento. Parada y fonda, hoy se para en todos los puntos habilitados para ello, es un día para aprovechar hasta el último detalle. Bajada y nos dirigimos hacia "Las Amescuas", ese tramo me toca tirar a mí, siguiente cota Iturrieta, parada abajo en Maeztu, Korres, San Roman... empieza lo bueno, La Aldea nos recibe en alto de nuevo, pasamos a La Rioja Alavesa, entre viñedos y repechos afrontamos la crono del día, subida a Herrera, a ritmo, sin forzar en absoluto (sin pasar de 260 wattios), de nada sirve un calentón ahora y luego pasar penurias para acabar, aun así hago un buen puesto, lo de menos para mí. Arriba nuevo ágape, de lujo. Bajamos a Peñacerrada y ya sólo queda el puerto de Zaldiaran, hasta Treviño de charleta tirando con el maestro Joseba a partir de ahí con Ander hasta el comienzo del puerto, muchas risas, disfrutando de lo lindo, la máquina funcionando a la perfección, el cuerpo al unísono, de esos días en los que el pedaleo fluye solo. A ritmo tranquilo para no descolgar a nadie de la grupeta formada hoy coronamos y ya solo queda bajar, último relevo y llegada, 30 de media. En meta nos reciben los voluntarios con los brazos abiertos, amigos por todos los lados, todos somos de la misma sociedad ciclista, La Vitoriana, la organizadora del evento en su 37ª edición. Comentamos la jugada mientras disfrutamos de la comida que nos obsequian, una entrevista y para casa con la sonrisa en la cara, igual que cuando me desperté a la mañana bien protno, hoy es el día, hoy es La Prueba Vitoria.
#nadieentrena
#lavitoria2017

12 junio, 2017

RECUPERANDO

Recuperando el tiempo perdido, 14 días desde la última vez, fin de semana dedicado a acumular horas de bici, tiempo y compañía espectacular, las piernas, lógicamente, aguantando el tirón pero ya los últimos kilómetros del domingo dijeron basta, la inactividad se paga aunque no me puedo quejar, o eso dice el Strava.
Semana laboral habitual así que los días de fiesta, acompañados de un tiempo espectacular, salgo en bici con la grupetta. Para el sábado ruta a ritmo tranquilo con los puertos de Azáceta, Bernedo, Herrera y, después de pasar por Nanclares, Zaldiaran, alargando un poco más que el resto junto con Mariano y Egoi para acabar sumando 175 km. y 2.346 mt. acumulados a 27 de media.
El domingo 110 km. y otros 1.611 mts., un rato, junto con Juan, Mauro, Oscar, María y Egoi. Después de afrontar la bajada de Altube nos topamos con el Puerto de Orduña (por ahí andaban los chicos del Tu Maca con Julio a la cabeza), a ritmo más ligero del que me hubiera interesado, mea culpa tirar para adelante y subir el ritmo. Un puerto precioso, un último kilómetro infernal ayer. Las energías se acaban a las tres horas, la última dedicada a llegar a casa. Salida para recuperar piernas del día anterior que se convierte en un nuevo achuchón, recuperando los kilómetros perdidos.
#nadieentrena
#strava

05 junio, 2017

ZERO

Me parece que el título ya lo dice todo... Entre semana lo habitual, o sea, nada y el fin de semana tampoco y menos con este tiempo invernal que nos ha acompañado.
Así que aprovechando a hacer otra cosas y esperando mejores ocasiones, unas veces más, otras menos y otras nada, el siguiente ya se verá.
#nadieentrena
#parón
#lachampions